DANI DE MORÓN

Con la colaboración de Duquende, Antonio Reyes y Jesús Méndez

21

VIERNES 26  |  21h
Sala 2 Oriol Martorell
L’Auditori de Barcelona
22 euros

21 es el nombre del nuevo proyecto artístico del guitarrista Dani de Morón. Después de sus dos celebrados trabajos en solitario Cambio de Sentido y El Sonido de mi Libertad, en los que el joven guitarrista apostaba por mostrar su personalidad y discurso musical como solista, con el único acompañamiento de las palmas y la percusión –a excepción de dos temas en los que incluyó el bajo de José Manuel Posada “Popo”-, Dani de Morón se ha propuesto el reto de grabar un nuevo trabajo discográfico en el que su guitarra estará exclusivamente al servicio del cante de diez de los intérpretes más importantes del cante flamenco del siglo 21. Miguel Poveda, Estrella Morente, Arcángel, Rocío Márquez, el Pele, Marina Heredia, Antonio Reyes, Jesús Méndez, Esperanza Fernández y Duquende.

De este modo, sin a priori pretenderlo, ha concebido una obra que, salvando las distancias, estaría en la línea de aquella Antología del Cante que, por el año 1953, Perico el del Lunar dirigió y coordinó para Ducret Thompson. Aunque en este caso el resultado final se ha terminado convirtiendo en la ontología del toque para el cante de Dani de Morón.

La plasmación de dicho trabajo discográfico en un espectáculo fue estrenada en el Patio de la Montería del Real Alcázar de Sevilla durante la XIX Bienal de Flamenco. En esta ocasión, el joven guitarrista ha contó con las voces de Arcángel, Rocío Márquez, Jesús Méndez y Duquende y la colaboración especial al baile de Israel Galván.

En coproducción con L’Auditori

 

Cante: JESÚS MÉNDEZ, ANTONIO REYES, DUQUENDE
Compás y palmas: ANTONIO MONTES SAAVEDRA, MANUEL MONTES SAAVEDRA
Toque: DANI DE MORÓN

Sonido: JOSÉ LUÍS ÁLVAREZ
Iluminación: ANTONIO VALIENTE
Producción artística: FERNANDO GONZÁLEZ-CABALLOS
Producción ejecutiva: BUJÍO DE IDEAS A CUATRO MANOS S.L

 

  • Daniel López Vicente nació en Sevilla el 6 de septiembre de 1981, aunque toda su vida ha residido en Morón de la Frontera. Siendo un niño se matricula en el conservatorio municipal de música con la intención de estudiar piano. Sin embargo termina decidiéndose por la guitarra. Al ser Morón un pueblo con una fuerte tradición guitarrística y flamenco, recibirá clases de Alfonso Clavijo y Manolo Morilla, y más adelante llega el momento de aprender a tocar para el baile y se traslada hasta Sevilla donde la Academia de Matilde Coral pasa a convertirse en su segunda casa. Empieza entonces una etapa en la que compaginará el acompañamiento al cante, con el acompañamiento al baile y la composición y la guitarra de concierto. Visitará concursos como el de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Calasparra y la Unión (Murcia), el de la Federación de Peñas o el de la Bienal de Flamenco (Sevilla), siendo finalista en todos ellos y obteniendo varios primeros premios. Esta experiencia le abrirá la puerta de las grandes compañías de baile como la de Antonio Canales, Javier Latorre o Manuela Carrasco, entre otras. Sin embargo, el espaldarazo definitivo le llega al ser solicitado por el maestro Paco de Lucía para que lo acompañe como segunda guitarra en la gira del disco Cositas Buenas, experiencia que le abrirá una nueva dimensión y lo catapultará a la primera línea de la guitarra flamenca. Graba su primer disco en solitario bajo el título de Cambio de Sentido por el que recibirá el Premio Flamenco Hoy de la crítica al Mejor disco de guitarra solista. Y en la XVII Bienal de Sevilla recibirá los Giraldillos a la Mejor guitarra de concierto y al Mejor espectáculo.

    Daniel López también ha compartido experiencias en proyectos musicalmente eclécticos con músicos como Dave Liebmann, Aaron Diel, Gerardo Núñez, Diego del Morao, Alfredo Lagos o Concha Buika, con los que se ha introducido en los circuitos internacionales del jazz y las músicas del mundo.

    Con su tercer trabajo discográfico, 21, en el que se ha rodeado de los nombres más importantes del cante del este siglo, Dani de Morón ha abierto definitivamente la frontera de su sonanta a una etapa en la que la técnica, la armonía y las afinaciones ocupan un papel tan importante como el tradicional toque a cuerda pelá y el abundante uso del pulgar sobre las graves en el que se educó siendo un niño.

 
 

Uso de cookies

Utilizamos cookies en este sitio web para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando o haces clic en cualquier enlace, estás dando tu consentimiento para que las utilicemos y también a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies